01

Bienvenido al paraíso, bienvenido a las Islas Baleares. Sumérgete en aguas cristalinas, asómbrate con sus calas de ensueño y su naturaleza desbordante, su fabulosa gastronomía. Tranquilidad y diversión conviven en estas hermosas islas que te harán vivir momentos inolvidables.


Hay varias formas de visitar Formentera, pero hemos pensado en una para ti muy especial. ¿Qué te parece hacerlo en un Yate privado al que no le faltará ningún tipo de detalle y lujo a bordo? Suena tentador, ¿verdad? Tu capitán a bordo no solo te llevará a Formentera, también velará por tu comodidad. No faltará de nada en el viaje. Y si necesitas de un servicio de comida más sofisticado, por supuesto, puede contratarse un chef o un catering. Pronto tendrás tierra firme a la vista. Es la hermosa y salvaje Formentera. Te espera con sus aguas cristalinas y fina arena blanca. Ante ti observarás la belleza paradisíaca, pero mientras, podrás seguir disfrutando de las vistas y la brisa a bordo del yate. La tripulación, siempre a tu servicio, atenderá tus órdenes para acordar el itinerarios que más te convenga. Incluida una parada para almorzar en uno de los maravillosos restaurantes de la isla. Ve haciendo la maleta y no olvides llevar las gafas de sol.


No sabemos si los pájaros que sobrevuelan Mallorca son mallorquines, pero, ¿por qué no te acercas a ellos y se lo preguntas? Volarás junto a ellos en un increíble y exclusivo paseo en helicóptero en el que disfrutarás de unas vistas únicas y visitarás la ciudad como nunca lo habías hecho: desde las alturas. Un momento inolvidable en el que no envidiarás a las aves. Mallorca estará a tus pies mientras visitas lugares emblemáticos como la bahía de Santa Ponsa, dominada al norte de la isla por la montaña Puig de Galatzo. Pero no solo volarás junto a las aves y esquivarás alguna nube baja. También te fascinará ver las magníficas montañas de Tramuntana, junto al mar, esbozando un paisaje inigualable que te dejará con la boca abierta. Después alcanzarás con vista de pájaro el Parque Natural de Sa Dragonera, la zona de Andratx y la Montaña de la Madona, donde, si nos fijamos bien, se dibuja la silueta de las curvas de una mujer tumbada, y que alcanza una altura de 927 metros. El paisaje salvaje sin población se presentará a continuación sobre tus ojos, a lo largo de más montañas de la Tramuntana, entre paisajes profundos y ásperos. Sin duda, coger el helicóptero hoy ha sido una buena elección.


Puede resultar extraño, pero a 2.000 pies de altura lo que más llama la atención es el silencio. Cuando los únicos que rompen esa sensación son unos pájaros que pasan por el flanco izquierdo, entonces te das cuenta de que estás dominando un nuevo espacio: el aire. Pero no ha ocurrido como si nada. Tú mismo has contribuido en hacer posible este momento, desde que inflas el globo con fuego hasta que finalmente lo pones en el aire. Quizá estos momentos básicos antes de alzarte al aire puedan despertar en ti algo de nerviosismo. Pero en el momento en que te metes en la cesta y abandonas tierra firme, los nervios se esfuman y aparece un nuevo sentimiento: la libertad. El paisaje se esboza entre nubes que, desde este nuevo punto de vista en tu vida, casi podrás alcanzar con la mano. Míralas. Ahí tienes a tus pies Cabrera y Menorca. Desde las alturas podrás observar aldeas, casas de campo y sus impresionantes colinas. Nuestros monitores te darán todo tipo de indicaciones desde bien pronto por la mañana, cuando quedemos para montar el globo, hasta que aterricemos en algún punto de Mallorca, donde te recogerá un coche privado. Y como colofón, te entregaremos un certificado de vuelo. Una prueba de un momento memorable. ¿Preparado para volar?


Una cita así comienza por donde debe empezar: yendo a por el mejor género fresco y orgánico de la ciudad al mercado. Pero no irás solo. Estarás acompañado por un chef profesional que te dará todos los secretos e indicaciones para comprar el mejor género. Poco a poco irás descubriendo los máximos estándares de la cocina de élite. Después de elegir los ingredientes adecuados y respirar el ambiente auténtico del mercado, asistirás a la clase de cocina que el chef ha personalizado y creado exclusivamente para ti. Allí prepararéis el plato que tú quieras con su supervisión e indicaciones. Por último, llega el mejor momento. Toca probar la obra que has hecho con esfuerzos en un día único, en un lugar inigualable como son las Islas Baleares. Poco hay que se asemeje a esta experiencia gastronómica que aumentará tus conocimientos de cocina y despertará todos tus sentidos. Pero si lo que prefieres es vivir un momento más exclusivo, es posible. Podrás elegir tener una cita privada con el chef del exclusivo restaurante de un hotel de 5 estrellas. Estará a tu entera disposición para una lección de cocina privada en un lugar mágico, en el que elaborarás junto a él un plato exquisito que por supuesto, después degustarás. Es difícil de imaginar, pero te aseguramos que es posible de vivir.


Descubrir la pasión por el vino puede comenzar de cualquier manera. Jaume Llabrés, propietario de la Bodega Son Prim, antes era restaurador. Pero en su trabajo había algo que echaba en falta: el aire fresco y el sol. Así que se puso a restaurar las viñas de la familia y ahora es una bodega de éxito. Así es, el amor por la naturaleza y sus frutos le llevó a la pasión por el vino. Y tú podrás disfrutar del resultado de todo ello. Un vino único fruto de su amor y pasión por este arte. Igualmente, el vino de la Bodega Macià Batle tiene su historia que espera ser contada. Porque cada vino encierra una, muy personal. Como que esta comenzó con la llegada de los romanos en el año 123 a.C. Y cuenta con variedades de uva que solo existe en la isla. A lo largo de las dos bodegas, recorrerás sus increíbles instalaciones, las viñas, conocerás a los protagonistas que hacen posible este magnífico vino y su modo de vida. También disfrutarás de una cata de cuatro vinos en completo relax, mientras aumentas tus conocimientos sobre vinos a manos de todo un experto y degustas delicias típicas mallorquinas.